Historias de mi Polo

José Luis López Leceaga en uno de los parques de Lezkairu.

José Manuel Salvador “Viajé a Palma de Mallorca para traer en ferry a la Península un Polo GTI de origen suizo”

José Manuel Salvador, madrileño de 28 años, se enamoró a primera vista del modelo que producimos en nuestra fábrica en 2011 y, desde entonces, han pasado por sus manos ocho Volkswagen Polo de diferentes generaciones.

 

No se cansa de añadir Volkswagen Polo a su colección. José Manuel Salvador es un amante del mundo del automóvil y, en especial, de la marca Volkswagen. Ya han pasado por las manos de este madrileño de 28 años hasta ocho Volkswagen Polo de diferentes generaciones, su modelo favorito.
Todo empezó en una concentración del Club Volkswagen Polo España a la que asistió en 2011, que también reunía una muestra de coches clásicos. Por aquel entonces José Manuel conducía un Seat Arosa, pero el buen ambiente que experimentó en la concentración hizo que se registrara rápidamente en el foro del Club Volkswagen Polo España y aprendiera las similitudes y diferencias entre el Polo y Arosa de la época.

Se puede decir que fue amor a primera vista. En abril de 2012 adquirió su primer Volkswagen Polo, un 6N2 GTI 125 CV. “Tenía pocos kilómetros, interior en piel, de color negro… Una preciosidad”, asegura José Manuel. Al poco tiempo el vehículo sufrió una avería y compró otro 6N2 GTI para poder repararlo y, ya que el Arosa tenía muchos kilómetros, aprovechó para adquirir también un Polo 6n, el modelo anterior. “Pero era un poco especial… La edición de 100 CV”, cuenta.

Poco después compró un Volkswagen Polo más antiguo aún que el anterior. Se trataba de una unidad muy especial para él, primero porque pertenecía a un gran amigo y segundo porque se trataba de un 86C2F G40 preparado para circuito. “La preparación era realmente impresionante. Se había sustituido el compresor de serie por un turbo K03 del Golf GTI, rebajado la culata, graduado el árbol de levas y contaba con un nuevo colector de admisión, frenos más grandes y una suspensión a la altura de la preparación. Todo ello logra sacar 180 CV del ligero Polo —800kg—. Aún hoy siento miedo al acelerar a fondo, sin ayudas, sin electrónica. Es un placer conducirlo”, explica.

UN POLO SUIZO

Entre el 2014 y 2015 tuvo otros dos 6n2 GTI 125 CV y, a finales de 2015, en una página web de compraventa encontró otro Polo, esta vez con una historia curiosa. Se trataba de un 6n del año 1999, con matrícula de Suiza y de dueños alemanes que aseguraban que se trataba de un 6N Gti 120 CV, modelo que no llegó a España. “Efectivamente era lo que parecía, único propietario, todas las revisiones en Volkswagen y con 200.000 kilómetros que parecían la mitad de lo bien que andaba. Este coche se merece un capítulo aparte, aunque el final se puede desvelar… Ya tiene documentación española y se queda en casa”, afirma.

Durante todo este tiempo José Manuel Salvador ha ido vendiendo algunas de sus piezas, muchas a compañeros del Club Volkswagen Polo España que sabe que los van a cuidar, como él acostumbra a hacer. El último vehículo en sumarse a la colección ha sido un Volkswagen Polo 9n3 GTI 150CV. “Lo utilizo para hacer viajes largos y tener un coche un poco más moderno en casa.
El coche es comodísimo, tiene techo panorámico, piel, tempomat, parktronic y, cómo no, su motor 1.8T que es una delicia en cualquier marcha. Espero que logren comprender mi afición desmedida por el excelente producto que hacen en Volkswagen Navarra. Larga vida al Polo”.