Historias de mi Polo

Miguel Ángel Mina, junto a su Volkswagen Polo.

“Es un orgullo sentarte en un coche que has fabricado”

El paso de los años ha hecho que la familia Mina necesite un nuevo vehículo. Ésta es la razón por la que Miguel Ángel decidió beneficiarse del ‘renting’ que Volkswagen Navarra ofrece a sus empleados desde hace casi un año.

En 2015 Volkswagen Navarra decidió ofrecer a los empleados sujetos a convenio colectivo y con contrato indefinido un servicio de renting con tres versiones diferentes: Polo Edition TDI 75 CV y Polo Advance TDI 75 CV y 90 CV. Miguel Ángel Mina —Montaje ZP6— no se lo pensó dos veces y hoy es uno de los ciento cincuenta trabajadores que disfrutan de un Polo nuevo por una módica cantidad al mes.

¿Por qué te decidiste a utilizar este servicio?
—El año pasado mi hija comenzó a estudiar Magisterio en Logroño y su coche estaba un poco escacharrado. Renovar el seguro a todo riesgo nos costaba cerca de los 1.000€, y el precio se nos iba.

¿Fue una cuestión económica?
—No, también nos decidió el pensar que no es lo mismo utilizar un coche para ir por la ciudad que para medias o largas distancias. Para un padre es importante que una hija vaya segura.

¿En qué consistió el proceso?
—Lo pedí en noviembre y me lo entregaron en diciembre. Sólo tuve que ir al concesionario y ellos se encargaron de todo el papeleo. Cuando llegó el coche allí, me llamaron y listo. Me lo llevé directamente matriculado. Todo fueron ventajas.

¿Qué ofrecía el paquete de renting al que habéis optado?
—Servicio de mantenimiento incluido, seguro a todo riesgo con asistencia en carretera y gestión de multas e impuestos y tasas a cargo del propietario, que en este caso es Volkswagen Navarra, todo eso por 200€ al mes y sin entradas.

¿Durante cuánto tiempo lo vais a disfrutar?
—El servicio se contrata por un año. Al finalizar, Volkswagen Navarra nos hace una oferta. Si nos sale a cuenta, lo compraremos. Y si no, siempre tenemos la posibilidad de seguir con el renting.

¿Es tu primer Polo?
—Como propietario sí, aunque ya los he probado otras veces.

¿Y cómo lo sientes?
—Tiene todo lo que se le puede pedir a un coche hoy en día: seguridad, movilidad, se conecta al móvil a través del Bluetooth… Técnicamente es muy completo, y además es muy bonito. Esas son las razones por las que ha gustado tanto este coche. Provoca orgullo el sentarte en un coche que has ayudado a fabricar.

¿Lo estáis utilizando mucho?
—Ahora mismo llevamos 5.000 km. Solemos usarlo por aquí cerca. Como muy lejos nos hemos ido a San Sebastián, Logroño o Zaragoza. Normalmente se lo lleva mi hija toda la semana a Logroño, pero cuando hace mal tiempo, va en autobús. Entonces aprovecho para llevármelo yo a trabajar. El caso es que no esté parado.

¿Hay algún límite de kilómetros?
—Nos lo entregaron nuevo, a cero, y podemos llegar hasta los 20.000 km. Si nos pasamos, entonces tendremos que pagar un tanto —poco— por kilómetro.

¿Ha funcionado la iniciativa?
—Se ha apuntado mucha gente al ‘renting’. Que yo sepa, unas ciento cincuenta personas.

¿Crees que está funcionando la iniciativa?
—Porque ofrece mucha tranquilidad, seguridad y confort. Además, siempre hace ilusión estrenar un coche nuevo. Es un punto a favor que podemos disfrutar nosotros. Debemos aprovecharlo.

¿Cómo crees que podría mejorar este servicio?
—Sería interesante que ampliaran la oferta y ofrecieran también un Tiguan o un Passat.

Con el renting, ¿quién sale ganando?
—Es bueno para la empresa, que se beneficia de que el coche ruede por ahí y se vea. Pero también para nosotros, porque Volkswagen marca la diferencia. Son coches que siempre han respondido de manera estupenda.